martes, 24 de abril de 2012

La última sesión de Freud

(publicada en Geoteatral)

Freud versus Lewis. El científico ateo contra el escritor converso. Dios, la religión, el sexo, la familia, la felicidad, como ejes de un debate sobre la condición humana. Dos posiciones filosóficas existenciales enfrentadas, debatiendo y polemizando, pueden constituir un ejercicio intelectual muy estimulante, pero en la escena corren el riesgo considerable de transformarse en un soberano bodrio, lo cual muchas veces sucede. Felizmente no es el caso de esta obra, por varios motivos que cabe destacar.

sábado, 14 de abril de 2012

Sudado


-->
por Juan Manuel López Baio
14.abril.2012

Es un saber difundido que cada aspecto de la labor implicada en el montaje de una obra de teatro constituye generalmente un arte en sí mismo (texto, iluminación, escenografía, sonorización, son especificaciones de otras tantas artes). Pero es notorio cómo el espacio, la configuración del espacio según la división escena-platea y la construcción, en el ámbito del teatro, de ese otro ámbito que la ficción convoca (a través de cuanto artificio la dirección pueda pergeñar), tiene una relevancia especial a la hora de predisponer al público para comerse un viaje, como suele decirse.

En este sentido la obra dirigida por Jorge Eiro se destaca por la inspirada apropiación del subsuelo de la sala Beckett, donde se lleva a cabo la representación. El restaurante peruano en remodelación donde transcurre la acción se nos figura casi sin esfuerzo ni bien pisamos el primer peldaño de la escalera al son de los martillazos, las sierras y el entrechocar de las chapas. El efecto se completa con la escenografía y la iluminación, ambas muy bien logradas y que, atentas a la dimensión del lugar y a la dinámica del relato, conforman sin fisura el espacio de trabajo donde una historia como la que vemos puede suceder.

La patria fría

(publicada en Geoteatral)

Un circo perdido en un pueblito de provincias. Primeros años del primer Perón. Una tal Evita se acerca recorriendo el país en tren, trazando una nueva geografía, llenando el mapa de invisibles. Dentro del circo, la función se prepara con reticencias varias. ¿Vendrá la gente? ¿O será, como dice el dueño con desprecio, más fuerte el circo de afuera que el de adentro, competencia desleal con sus sidras, calzados, pelotas y Singers voladoras?