miércoles, 30 de enero de 2013

Bajo un manto de estrellas

(publicada en Geoteatral)

Con Bajo un manto de estrellas se estrena en Buenos Aires la obra de un autor inadvertido por muchos: el Manuel Puig dramaturgo. Con el mismo vuelo poético, con la misma profunda sensibilidad y preciosismo de esteta que despliega en sus inolvidables novelas (Boquitas pintadas, The Buenos Aires affair, El beso de la mujer araña, etc.), en su teatro Puig supo poner en juego un universo dramático sorprendente, bello y turbador.
Pasados más de treinta años desde su estreno en el teatro Ipanema de Río de Janeiro (durante el exilio del autor), la obra regresa en este verano porteño al teatro La Comedia, para presentarnos la historia de una acaudalada pareja de viejos burgueses que viven con su hija adoptiva en una lujosa mansión, perdida en medio del campo. La situación instala rápidamente los primeros conflictos: la hija de costumbres raras, sospechosas, que vaga sola por el campo juntando frutas y soñando despierta; los padres que rememoran el terrible accidente automovilístico que mató a sus amigos, dejándola huérfana en su temprana infancia. Pero rápidamente lo previsible se quiebra y se enrarece en el terreno de lo ambiguo: la llegada de una pareja de misteriosos visitantes moviliza las pasiones de todos los habitantes de la casa. Dicen ir hacia un baile de máscaras y haber averiado su coche, no obstante cada uno de los anfitriones cree reconocer en ellos la imagen empañada de antiguos y turbulentos amores. Olvidados recuerdos vuelven a la luz. Pero, ¿quiénes son realmente estos individuos magnéticos, de intenciones equívocas?