martes, 29 de octubre de 2013

Piedra sentada, Pata corrida (farsa civilizatoria)

Piedra sentada, Pata corrida (farsa civilizatoria)
por Juan Manuel López Baio
29.octubre.2013

Allá lejos y hace tiempo, cuatro aguerridos indios perdidos en la pampa infinita... duermen la mona. Efluvios inconfensables invaden la escena. Por allí cerca, la zanja de Alsina: Gran Muralla invertida, devenida en telúrico cagadero para los Lechiguangas, tribu escasa pero indómita que, cual galos irreductibles frente al cruel romano, resiste todavía y siempre al invasor. Esta es la historia de los hermanos Duglas-Canejo y Guai-mayen, su madre Lachigi-Vieja y su esposo, el cacique Olorá-potro, tal cual es presentada y relatada por el fiel Perro Faustino, avisado y docto can payadorus de líricos exabruptos, que hará las delicias interlocutoras para con el público presente.

Desterrados, desclasados y descalzos, vagan los vagos por la desabastecida lontananza en busca del proteínico sustento. A falta de ganadería y pericia culinaria, felices están los originarios de cruzarse a los fortines y hacerse la vianda con carne blanca colonizadora. Pero el canibalismo trae consecuencias inesperadas. Verdaderos e inadvertidos fundadores de un movimiento antropofágico avant la lettre, descubren los casi-gauchos, no sin cierto terror, que la ingesta de estas hispánicas carnes infunde en sus comensales todo tipo de conocimientos y manifestaciones lingüísticas rayanas en la experiencia oracular.


Ignacio Bartolone desarrolla con estas premisas una elaborada farsa a partir de su dramaturgia barroca y cautivante, con un trabajo minucioso sobre el lenguaje que le permite crear el verosímil extravagante para la lengua Lechiguanga: una composición diacrónica y eficaz de giros gauchescos, acentos del interior y argot popular del conurbano bonaerense establece rápidamente la convención del idioma lechiguango, que más tarde hará un agudo contrapunto con el español castizo y amanierado de Luciano Ceballos, explorador y aventurero blanco con empeños literarios y soterradas pasiones, capturado por la tribu.

Alegre, procaz, lúcida, esta farsa revisa con humor e ingenio los trastornos identitarios de una historia escindida por la falsa dicotomía sarmientina de civilización-y-barbarie (¿será el karma de semejante impostura el que en la obra reencarna a don Faustino transmigrado en perro chamuyero?... justicia poética, a falta de otra), y lo hace con un sutil guiño contemporáneo que acusa recibo en el hoy de las consecuencias de ese pasado real e imaginario cuyos valores siguen delimitando nuestro territorio.

El elenco presenta con talento y oficio la composición disparatada y poéticamente extrañada de este mundo mítico argentino. Juan Pablo Galimberti es el Perro Faustino, mascota de la tribu y cantor de ocasión, que oficia de esmerado presentador/narrador al tiempo que participa de la acción. Gustavo Detta, Jorge Eiro, Eugenio Schcolnicov y Cristina Lamothe son los Lechiguanga, y entre los cuatro se plantan con contagioso entusiasmo y elaborados recursos expresivos para dar vida a esta singular tribu. El trabajo sobre vestuario, voz, movimiento y ritmo encuadra una actuación vivaz y precisa, que nos seduce a la vez que no cesa de hacer código y dar cabida a la fábula histórica. Julián Cabrera interpreta a Luciano Ceballos, el español cautivo, y se luce con un despliegue de histrionismo absolutamente disfrutable.




Piedra sentada, Pata corrida es divertida, inteligente, poética... en suma, una farsa histórica original y de buena factura como las hay pocas en nuestra cartelera, y que bien vale la pena no perderse.








Ficha técnica


Dramaturgia: Ignacio Bartolone
Actúan: Julián Cabrera, Gustavo Detta, Jorge Eiro, Juan Pablo Galimberti, Cristina Lamothe, Eugenio Schcolnicov
Escenografía: Mariana Gabor, Paola Sigal
Iluminación: Claudio Alejandro Del Bianco
Diseño de vestuario: Paola Delgado
Realización de objetos: Lucia Costantino
Música: Ariel Obregon
Letras de canciones: Ignacio Bartolone
Diseño: Daniela Rizzo
Asistencia de vestuario: Belén Biniez
Asistencia de dirección: Inés López Vicente
Producción: Inés López Vicente
Coreografía: Carolina Borca
Dirección: Ignacio Bartolone
Festival El porvenir 2012 - Grupo D - Nacho Bartolone - Inés Urdinez - Juan Pablo Galimberti

Fotos: Santiago Wosh


Temporada 2013
Domingos 21 y 22.30 hs
LA CASONA ILUMINADA
Av. Corrientes 1979 – CABA (mapa)
Reservas: 49534232
Entrada: $ 70,00 (descuento p/ estudiantes y jubilados: $ 50,00)

No hay comentarios:

Publicar un comentario